martes, 12 de octubre de 2010

Una silla masculina

Hay muebles que representan a determinadas condiciones, o que marcan las características de un estilo…incluso, existen piezas de mobiliario capaces de llevarnos en forma imaginaria a un paisaje o espacio geográfico determinado. En este caso, la silla que apreciamos en la imagen es un claro símbolo de la identidad masculina.

Se denomina Bob, y justamente es un mueble que rinde homenaje al carácter masculino. Se trata de una silla de reposo que integra líneas fuertes, además de presentar materiales sobrios y colores mesurados. Como puede advertirse fácilmente, estamos en presencia de uno de los pocos diseños de mobiliario que hoy son capaces de representar a la esencia de la masculinidad.

Este producto, presentado por la empresa Kettel en Habitat, es una obra del diseñador Helle Jongerious. Bob Chair ha sido desarrollada en metal, y su propuesta estética contempla un perfil ondulado y ergonómico. En resumen, puede decirse que se trata de una silla de fuerte personalidad, pero que al mismo tiempo resulta sobria y agradable a la vista.

Caracterizada por un estilo moderno, aunque con un interesante toque industrial que le otorga un aire diferente, esta silla puede transformarse sin dudas en un foco de atracción visual en un estudio o en un salón de diseño minimalista, por ejemplo. Por otro lado, su estructura merece un punto y aparte.

Es que uno de los principales atractivos de esta silla es el diseño de su cuerpo, que ha sido dividido en cinco medio rodillos, los cuales brindan condiciones óptimas de soporte y descanso. Esta faceta ergonómica del mueble potencia su aspecto futurista, que se suma además a la sensación cinética y de constante movimiento que aportan sus materiales.

Una silla masculina

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Volver a Muebles