martes, 22 de diciembre de 2009

Tronas: un mueble infaltable cuando hay bebés en el hogar

Las tronas son primordiales en el marco del mobiliario de una familia con bebés. Se trata de las primeras sillas que emplean los niños para comer, permitiéndoles acercarse a la mesa, comer en forma correcta e integrarse en la vida de todos los miembros de la familia, en momentos tan importantes del día como el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena.

En cuanto a los materiales, hay tronas realizadas en madera que se transforman en un elemento más del mobiliario casero, incluso con diseños muy atractivos, como sucede con el ejemplo que observamos en la imagen. Se trata de la trona alta Blames, que puede conseguirse en Ikea.

Es un diseño de Tina Christensen, que ha desarrollado una trona elaborada en madera maciza, con asiento realizado en abedul y que incluye una pátina de barniz incoloro. Además, el respaldo está confeccionado en contrachapado de abedul y también posee barniz incoloro. Las dimensiones son de 51 centímetros de ancho, 54 centímetros de fondo, 93 centímetros de altura general y 56 centímetros de altura del asiento.

Otras opciones en tronas apuntan a propuestas más tecnológicas, realizadas en plástico y materiales blandos. Aquí el objetivo primordial es incrementar la comodidad del bebé y facilitar la adopción de múltiples posiciones y tamaños, siempre pensando en la adaptación de la trona al crecimiento del bebé. Estos muebles sirven para las comidas del bebé gracias a las bandejas que incluyen, mientras que también pueden ser empleados como sillas al retirar las mencionadas bandejas.

martes, 15 de diciembre de 2009

Un sofá negro

El negro es un color complejo, ya que aporta mucha pesadez en los ambientes que viste. Este sofá es un ejemplo de ello, por lo tanto en muchas ocasiones será necesario aplicar un método para alivianar ese peso decorativo. Si se trata de un ambiente pequeño, la sensación lógicamente es mayor…

Para lograr suavizar el fuerte impacto visual de un sofá de estas características, es posible incorporar complementos de color blanco, acero y detalles de cristal, entre otras soluciones relacionadas. Las alternativas son variadas, y todo depende del gusto de cada uno. Otras variables a considerar son las dimensiones del ambiente y del sofá, que lógicamente también tendrán su influencia en el tema.

Por ejemplo, puede ubicarse una leve alfombra de pelo largo en un tono claro crudo, o incluso una tonalidad contrastante como puede ser el terracota. Posteriormente, se le agrega al sofá una delicada manta haciendo juego, siendo ideal una en color blanco y de suave textura.

Otra alternativa interesante puede ser ubicar un detalle o complemento como una lámpara de pie de cristal o cromada, que cuente con una pantalla de grandes dimensiones de color blanco. Pero esto no es todo en cuanto a las posibilidades para aligerar el efecto del sofá negro…

También se pueden aprovechar pequeños complementos, como es el caso de cojines, jarrones o adornos de mesa. Los mismos pueden aportar delicados toques de color y otorgarle una interesante dosis de dinamismo al ambiente, sin abandonar al mismo tiempo la calidez que debe reinar en un salón. La foto pertenece al portal Ok Decoración.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

La primera casa: elegir los muebles

A la hora de estrenar nuestra primera casa o departamento, una de las cuestiones que suele ser más compleja de resolver es la elección del mobiliario. Las causas son variadas: disponibilidad de un ambiente pequeño, inexperiencia total en la materia o escaso presupuesto para adquirir los muebles, entre otras.

En principio, hay que considerar que el espacio es nuestro y que, por lo tanto, la decoración y el mobiliario deben responder a nuestra personalidad. No sirve de nada seguir consejos de otros si el gusto no se condice con nuestra propia inclinación. Hay que intentar hallar nuestro propio estilo.

En el caso del salón, por ejemplo, es vital contar con un sofá atractivo, sin importar el estilo del mueble. La practicidad y funcionalidad son también muy importantes, y en ese punto vale la pena tener en cuenta la cuestión de la tapicería. Los tejidos con tratamientos antimanchas pueden ser una excelente opción, ya que nos garantizan un mejor mantenimiento del mueble.

En el comedor o el área dedicada a las comidas o cenas debe buscarse un conjunto armónico, en el cual la mesa, las sillas y el aparador cuenten con algún elemento en común. Los estilos contemporáneos, con mesas de metal o cristal combinadas con sillas ligeras, son una excelente opción.

Con respecto al dormitorio, lógicamente el eje visual debe ser la cama. Hay que tratar de adquirir una cama amplia y cómoda, que nos garantice un descanso diario adecuado. Las alternativas en este aspecto se han multiplicado, existiendo por ejemplo cabeceras que se extienden por todo el ancho de la pared, integrando mesas de luz y propuestas lumínicas.

martes, 1 de diciembre de 2009

Muebles pop en el dormitorio

El mercado de la decoración y el interiorismo siempre nos sorprende con alguna novedad. Es el caso de las originales alternativas pop en muebles de dormitorio que pueblan los catálogos de diferentes empresas del sector, como una fuerte tendencia que nos retrotrae a la alegría decorativa característica de la década de 1970.

Si hay poca gente que se podría animar a pintar las paredes del dormitorio de verde intenso u otros colores fuertes, las nuevas tendencias pop nos estimulan para ser cada día más atrevidos. De esta manera, el dormitorio puede transformarse en un ambiente divertido, agradable y acogedor.

Además de los muebles a incorporar, en el estilo pop es vital tener en cuenta los detalles y accesorios. Y una de sus características más importantes será la utilización del suelo como un espacio para la diversión: puffs, grandes cojines y alfombras de múltiples colores permitirán crear el ambiente ideal para esta nueva propuesta decorativa.

No hay que preocuparse demasiado si somos amantes de los excesos, porque en este caso están bienvenidos. Es así que es posible dar rienda suelta a nuestra creatividad, incorporando muebles atrevidos y nada clásicos, y si se agrega un toque kitsch mejor aún…

En el pop están permitidas muchas más cosas que en otros estilos, con el único límite del buen gusto, y siempre de acuerdo a la personalidad de cada uno. Los muebles incorporan numerosas formas geométricas, estampados psicodélicos y vivos colores. Es el caso de la alternativa que podemos observar en la imagen, perteneciente a la empresa Dune.