miércoles, 15 de abril de 2009

Barras desayunadoras: muebles prácticos y sociales


¿Quién no soñó con contar en su cocina, living o en otros espacios (hay quienes la ubican al aire libre) con una barra desayunadora?. Es que se trata de un mueble muy práctico, que nos permite ganar importantes funciones empleando una escasa cantidad de espacio.

De esta manera, con una barra desayunadora se puede disfrutar de un apacible desayuno o merienda sin necesidad de disponer de la mesa central de la casa, con total comodidad y pudiendo compartir el momento con nuestros seres queridos. Una excelente idea para realizar un descanso en medio de la actividad diaria o para empezar la jornada de la mejor manera.

Si el objetivo es ubicarla en la cocina, habrá que tener en cuenta las características de la misma. Por ejemplo, si se trata de una cocina del tipo pasillo, la barra deberá tener una altura de 1,10 metros, aproximadamente, con un ancho que dependerá del espacio disponible. El mismo nunca debe ser menor a los 30 centímetros.

También es importante dejar un espacio mínimo de 70 centímetros para permitir el paso de las personas en forma cómoda. El largo de la barra debe tener un mínimo de 80 centímetros, la medida ideal para que puedan sentarse dos personas y para que el mueble pueda ser realmente aprovechado.

Habitualmente, en las barras desayunadoras se emplean materiales como madera, metales, piedra, vidrio o fórmica, y pueden ser compactas o transparentes. En el caso de las compactas, puede usarse el espacio debajo de la mesada para colocar armarios o cajones. En las que se construyen suspendidas, aunque se elimina la posibilidad de almacenamiento, es posible guardar los asientos bajo la mesa y obtener un espacio con mayor luminosidad.

Barras desayunadoras: muebles prácticos y sociales

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Volver a Muebles